CEBOS MAS USADOS A SURFCASTING.


El Ermitaño.

Los cangrejos ermitaños emplean conchas de caracol vacías como protección y a menudo se colocan una o varias anémonas marinas urticantes sobre su concha para defenderse de sus enemigos. En contrapartida, la anémona puede beneficiarse de restos alimenticios.

Se alimentan de todo, son básicamente carroñeros, pero también incluyen en su dieta: caracoles acuáticos, mejillones, gusanos, pequeños crustáceos y larvas, así como plantas entremezcladas con arena y desechos.

Sólo la parte delantera está cubierta por un exoesqueleto rígido. Para protegerse se refugia dentro de conchas vacías de moluscos. Su abdomen está enroscado para que pueda caber dentro de la concha; además, sus patas y pinzas le permiten bloquear la entrada. A medida que el cangrejo crece, debe cambiar de casa. Empieza por inspeccionar detenidamente con sus pinzas las conchas vacías y cuando encuentra la adecuada, se muda rápidamente.

 Para los cangrejos ermitaños encontrar una concha vacía es cuestión de vida o muerte, por lo que son frecuentes las luchas entre ellos cuando hay pocas disponibles.

Al ir creciendo van cambiando de piel hasta que salen sus cuatro antenas y dos pinzas. Entonces está listo para buscar una concha que proteja su cuerpo y salir a la playa en donde vivirá mayor tiempo. Con el paso del tiempo, el cangrejo crece y necesita de otro caparazón, por lo cual, absorbe agua en una proporción de casi el 70 % de su peso, y así hinchado, produce la ruptura del viejo caparazón.

La concha retiene agua muy útil para la respiración branquial cuando el cangrejo queda descubierto.

El inconveniente de este sistema de crecimiento, es que en el lapso de tiempo que transcurre entre que se desprende del caparazón viejo y se le endurece el nuevo, el animal queda indefenso y a merced de un gran número de depredadores que buscan esa oportunidad para comérselo.

Algunos ermitaños no se conforman con la protección de la concha y se asocian con anémonas que imponen a los depredadores con sus tentáculos urticantes. Estas últimas son utilizadas por algunos pescadores como cebo para sepias.

Para ver entradas anteriores, ir a categorias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s